El Recoletas Atlético Valladolid sumó su tercera victoria consecutiva fuera de casa en su visita al MMT Seguros Zamora (23-25). Un partido técnicamente feo, de trincheras, con muchísima intensidad y pocos goles, pero también emocionante y con mucho en juego que terminó decidiéndose por detalles en el último minuto.

Los 200 aficionados vallisoletanos que acompañaron al Recoletas en el Pabellón Ángel Nieto de Zamora vivieron un encuentro trabado, con defensas muy superiores a los ataques, que se decantó de lado vallisoletano gracias a su mayor equilibrio en los minutos decisivos en los que estuvo concentrado en defensa y tranquilo y lúcido en ataque.

A Zamora quizá le faltó gasolina, ya que sus pilares ofensivos: Octavio Magadán (8 goles), Jortos (6) y Adri Prieto (5) no estuvieron acertados en esos momentos finales. Quizá por el cansancio tras un duelo agotador, con mucha tensión y poco juego.

Los de David Pisonero fueron capaces de ganar en un mal partido. Nunca estuvieron cómodos en ataque, su primera línea no estuvo fina, tampoco el escaso lanzamiento exterior, aniquilado por una defensa zamorana 6-0 intensa y durísima. Pero atrás, el Recoletas mantuvo la línea de 2018 y aunque le costó encontrar el nivel, poco a poco fue creciendo para llegar al final en su máximo estado.

Así, el choque planteado por Zamora, defensa, pocos goles y mucha intensidad, a punto estuvo de dar resultados. Solo los retazos finales de calidad de Diego Camino, Adrián y Abel Serdio marcaron algo de diferente. Al final una victoria trabajada en un partido feo para el espectador y que se ganó en las trincheras.

Lo cierto es que el Recoletas Atlético Valladolid se encontró un panorama bien diferente al del último partido ante el líder. Como en el duelo de la primera vuelta, los zamoranos plantearon una defensa muy intensa, compacta y unida que a los vallisoletanos les costó muchísimo superar. Los gladiadores azules no tenían continuidad ni tampoco lanzamiento exterior, también a la primera línea le costaba encontrar huecos en penetraciones. Así, los minutos iniciales fueron feos, con poco juego y pocos goles, algo que se prolongaría hasta el final.

El MMT Seguros Zamora tomó la primera gran ventaja, dos goles en el minuto 10 (5-3) y dominaba el ritmo del partido. Los goles de un excelso Octavio Magadán, 6 goles en la primera parte, y de Adrián Prieto desde el exterior mantuvieron por delante a los locales. En las filas vallisoletanas solo destacaba Adrián Fernández, pero fue insuficiente y la renta se amplió (10-7, minuto 20).

La salida de Diego Camino fue determinante. El central encontró por fin los huecos y además de anotar tres goles ofreció a sus compañeros una alternativa para romper la dinámica del choque. Un parcial de 0-3 igualó el encuentro (10-10, minuto 24), una igualdad que se mantuvo hasta el descanso (13-13). Sin embargo, ahora era el Recoletas el que llevaba la voz cantante en defensa y ahora encontraba también sus opciones en ataque.

Pero los zamoranos no se iban a rendir fácilmente y en el inicio de la segunda parte de nuevo se pondrían por delante con dos goles de ventaja (18-16, minuto 36). El atasco de los gladiadores azules en ataque, con el buen trabajo del MMT Seguros Zamora con su 6-0, fue clave. Sin embargo, incluso con la exclusión de Rubén Río, el Recoletas firmó un nuevo parcial de 0-3, esta vez gracias a su defensa y un par de paradas de César Pérez. Los visitantes se pusieron otra vez por delante (18-19, minuto 41) pero la igualdad era evidente en la pista y cada gol costaba mucho esfuerzo en ambas áreas.

Destacable fue la actuación del guardameta del MMT Seguros Zamora, Carlos Calle, que detuvo varios lanzamientos de 6 metros y algún contraataque a Miguel Camino.

La igualdad se prolongó durante varios minutos más, ni siquiera las superioridades eran suficientes para escaparse. Los nervios comenzaron a aparecer y ahí Zamora tuvo las de perder con varios lanzamientos errados que dieron alas al Recoletas para poder tomar una ventaja importante (21-23, minuto 55). Fueron claves Adrián Fernández y Diego Camino en el control y el movimiento de balón, ya que supieron encontrar a Abel Serdio para que anotara tres goles seguidos.

Los zamoranos se acercaron en el marcador tras dos goles, uno de Octavio y otro de Jortos de 7 metros (23-24, minuto 58), pero en los instantes finales un gol de Roberto Pérez, ante la terrible defensa de los locales, dejó la victoria encarrilada (23-25). Aún así, César Pérez protagonizó dos paradas, a Jortos y en una contra a Ceballos, que cortaron cualquier atisbo de remontada local.

FICHA TÉCNICA

MMT Seguros Zamora (23): Carlos Calle (portero), Sebastián Ceballos (1), Octavio Magadán (8), Guillermo Garcia (-), Gastón Mouriño (2), Facundo Cangiani (-), Adri Prieto (5) -siete inicial- Marc Abalos (-), Ander Iriarte (-), Jorge Martín ‘Jortos’ (6, 3p), Fernando Ruiz (-), Luis Cano ‘Peli’ (-), Raúl Maide (-), Luis Posado (portero), Iñaki Gómez (-), Jaime González (1).

Recoletas Atlético Valladolid (25): Javi Díaz (portero), Nico López (1), Alex Garza (-), Fernando Hernández (-), Roberto Pérez (3), Gonzalo Viscovich (-), Víctor Rodríguez (3) -siete inicial- Adrián Fernández (3), Abel Serdio (5), Diego Camino (4), Héctor González (-), Rubén Río (1), César Pérez (portero), Álvaro Martínez (-), Jorge Serrano (4), Miguel Camino (1).

Parciales cada 5 minutos: 2-2, 5-3, 7-5, 9-7, 10-10, 13-13 -descanso- 17-16, 18-18, 20-19, 21-21, 21-23, 23-25

Árbitros: Andrés Peñaranda Ortega y Jose Antonio Yagüe Moros. Excluyeron a Gonzalo Viscovich (7’), Gastón Mouriño (19’, 28’), Marc Abalós (32’, 45’), Rubén Río (36’), Alex Garza (48’)

Pabellón: Polideportivo Ángel Nieto (Zamora). Partido de la 23ª jornada de Liga Asobal. 2.100 espectadores.

DAVID PISONERO

“Ha sido un partido a cara de perro en esta pista, sabíamos que veníamos a esto, que no iba a ser un partido para hacer alardes tácticos pero si guerra de trincheras en 6 y 7 metros. Sabíamos dónde veníamos y a qué veníamos, y cualquier bajón nos iba a pasar factura como nos ha pasado”.

“No hemos encontrado lanzamiento exterior, y los que hemos tenido Carlos Calle los sacó. No encontramos situaciones de lanzamiento, y hemos tenido que jugar mucho en la franja de 6 y 7 metros. Se ha ganado en las trincheras. No ha sido un partido técnicamente brillante, tampoco tácticamente, pero sí de intensidad”.

“En la primera parte nos costó mucho coger el ritmo defensivo, pero no éramos contundentes en la línea, y los lanzamientos de media distancia de Zamora nos hicieron daño todo el partido. En ataque teníamos acciones de uno contra uno sin continuidad.

“En la segunda parte con la defensa más ajustada no hemos tenido tanto vaivén en el rendimiento, ha sido más lineal. El partido se ha decidido por pequeños detalles y seguramente el cansancio ha hecho mella en todos y en los jugadores que decidían, y también en Zamora, no es sencillo”.

“El MMT Seguros Zamora defiende muy bien en las ayudas, son rápidos, no altos pero sí móviles, y no te permite tener continuidad. Por eso hemos recurrido mucho al dos contra dos con el pivote. La verdad es que la primera línea no ha estado fluida durante todo el partido”.

“César Pérez es una garantía es un portero que siempre está cuando lo necesitamos. Es un reloj perfecto y él está a pleno rendimiento cuando se lo pedimos. Ha sido una parte importante del partido en la segunda parte”.