El Recoletas Atlético Valladolid quiere agradecer el apoyo de todos su seguidores, patrocinadores, simpatizantes y amigos durante este año 2016. Un año realmente especial para el club, muy emotivo en todos los aspectos. 

Este año 2016 logramos cumplir un sueño que parecía inalcanzable cuando comenzamos a caminar en junio de 2014. El ascenso a la máxima categoría del balonmano nacional es un premio al trabajo de muchas personas, que dedican un poco de su tiempo cada día a construir con sus propias manos esta familia que es el Atlético Valladolid.

Jugadores, entrenadores, directiva, cuerpo técnico, trabajadores, patrocinadores, colaboradores, cantera, veteranos… amigos todos de un proyecto deportivo ilusionante y maravilloso, un proyecto de vida para muchos de nosotros y un motivo de orgullo para todos. Desde el club damos las gracias a todos ellos por su implicación, su profesionalidad y su entrega. Gracias de corazón por iluminar nuestro cielo con su brillo.

Gracias también por este año a toda la ciudad de Valladolid y a su provincia. El apoyo y cariño recibido por sus habitantes y sus instituciones nos han hecho más fuertes. Gracias de corazón a todos ellos.

Por supuesto no podemos olvidarnos de nuestra afición. Gracias a todos nuestros abonados y seguidores porque con su aliento, su abnegación y su optimismo nos levantamos cada día y superamos nuestros peores momentos. Gracias a ellos trabajamos sin descanso para que el club siga creciendo poco a poco, para convertir ese esfuerzo y esa pasión en emoción, alegría y entusiasmo. Gracias de corazón por iluminar nuestro cielo con vuestro brillo

En 2016 también nos dejó Toño Garnacho, uno de los pilares de este club y el motor del equipo durante todos estos años. Al final cumplimos nuestro sueño sin su presencia en Huerta del Rey, pero estamos seguros que él se alegró mucho desde donde está ahora. El éxito deportivo es también su éxito. Gracias de corazón Toño por ser más brillante que las luciérnagas y por iluminar nuestro cielo. #ToñoVaPorTi