Los jugadores del Recoletas Atlético Valladolid impartieron hoy una lección magistral de balonmano a los más de 40 alumnos del IES Antonio Tovar, en el barrio de Arturo Eyries, con motivo del regreso de El deporte VA al cole, la actividad promovida desde la Fundación Municipal de Deportes y la Asociación de la Prensa Deportiva de Valladolid y que en este 2018 vuelve a llevar el deporte vallisoletano a los centros escolares con la que se busca promocionar el deporte entre los colegios vallisoletanos con los equipos de élite como mensajeros y colaboradores de esta iniciativa. 

Los gladiadores azules del conjunto vallisoletano descubrieron todos los secretos de este deporte a los alumnos de primero (12-13 años) y tercero de ESO (14-15 años), en el gimnasio y en el patio del centro, que se convirtieron en los escenarios que levantó el telón de este curso de ‘El deporte VA al cole’, que a lo largo de los próximos meses irán visitando más colegios de la ciudad.

Los jugadores Javi Díaz, Jorge Serrano y Alex Garza, junto al segundo entrenador, Óscar Ollero hicieron disfrutar de una sesión de balonmano donde compartieron magisterio junto a los profesores de Educación Física, Javier Pérez Yustos y José María. El reto no era fácil pues la mayoría de los alumnos practican fútbol en clubes de la ciudad o de Arroyo de la Encomienda por lo que había que cambiar el verde del césped por el azul de la cancha del pabellón Huerta del Rey.

Tras la presentación del presidente de la APDV, Íñigo Torres, el segundo entrenador del Recoletas, Óscar Ollero tomó la palabra para avanzar conceptos básicos del juego y para recordar que tanto él como sus compañeros comenzaron su carrera deportiva en los colegios “casi por casualidad” e invitaron a probar este deporte porque fomenta “la amistad y el compañerismo”. Garza y Díaz aseguraron que ellos eran jugadores de fútbol, “hasta que conocieron el balonmano” y ya no se separaron nunca. Mientras que Serrano, de solo 20 años, lleva practicando este deporte de los cinco.

Tras las palabras era el turno de la práctica. Primero calentamiento para después tocar balón con diferentes ejercicios. Los jugadores destacaron que se pudieron ver varios destellos de calidad que invitan a pensar que el Recoletas Atlético Valladolid puede recoger fruto de lo sembrado en esta jornada. Ollero destacó que el balonmano es un deporte el que “tienen cabida todos”. “Aquí valen grandes, pequeños, delgados, etc” ya que por las características de cada uno pueden encontrar hueco en diferentes zonas de la cancha. “Los porteros suelen ser relativamente altos y más pesados, laterales y pivotes son jugadores más robustos, con mucha masa muscular, mientras que los extremos tienen agilidad, rapidez y con mucha capacidad de salto”.

No faltaron las preguntas de los escolares que hicieron de brillantes periodistas. ¿Hasta qué edad se puede jugar al balonmano? Fue una de ellas. La respuesta era obligada para un veterano como el guardameta Javi Díaz, que a sus 42 años sigue defendiendo la portería pucelana. “No hay edad, son las ganas que tú tengas”, le respondió. Otra pregunta muy curiosa es ¿por qué los porteros no usan guantes? Díaz contestó que eso dificulta mucho el poder jugar luego el balón. ¿Se puede vivir del balonmano? cuestionó otro. Garza tomó la palabra y recordó que “esto no es fútbol, hay que ser muy bueno para poder vivir solo de esto”, por eso, invitó a todos los alumnos del IES Antonio Tovar “a seguir estudiando, pero haciendo deporte”.  

Por su parte, El deporte VA al cole volverá a la acción el próximo mes con un nuevo deporte y un nuevo club en los colegios de la capital.