El Recoletas Atlético Valladolid venció al Quabit Guadalajada (31-30) en Huerta del Rey en un partido emocionante y dramático que, una vez más, se decidió en los segundos finales. Esta vez la suerte cayó del lado vallisoletano que sumó su primera victoria en casa en la segunda vuelta y que casi certifica la permanencia de los gladiadores azules en la Liga Asobal. 

Un encuentro irregular del Recoletas que vivió un tobogán de sensaciones y momentos, con inicios malos de la primera y segunda parte que siguieron a minutos brillantes. Los de Davis Pisonero tuvieron que remontar un 22-26 en contra en el minuto 43 para terminar ganando in extremis con un gol de 7 metros de Diego Camino y una posterior defensa excelente en los últimos 20 segundos.

Además, la sensación final es que el Recoletas Atlético Valladolid pudo haberse llevado el triunfo de una forma más holgada, al menos con menos sufrimiento, ya que en general fue superior al Quabit Gualajara en muchos aspectos. Pero el pésimo regreso a la pista tras el paso por vestuarios casi echa por tierra el buen trabajo anterior y posterior. 

Los gladiadores azules se marcharon al descanso con un 16-14, tras ir de menos a más y con varios lanzamientos errados que pudieron haber ampliado esa renta. Sin embargo, el Quabit Guadalajara endosó un 0-5 de parcial en el regreso a la pista y puso a los vallisoletanos, con muchos errores y pérdidas en ataque, contra las cuerdas con un 22-26 en el marcador.

Pero los de Pisonero esta vez remontaron y tuvieron final feliz gracias a una recuperación impecable, a base de defensa y de minimizar las pérdidas. En diez minutos empató y en los últimos cinco minutos se puso por delante con la suficiente solidez como para llevarse el triunfo.

Al Recoletas le costó un poco entrar en el partido pero poco a poco fue recuperando el nivel defensivo de las últimas jornadas. El Quabit Guadalajara comenzó dominando el marcador (2-4, minuto 5) gracias a su mayor eficacia en ataque, sobre todo de un Chema Márquez muy acertado en estos primeros compases con 4 goles.

La ventaja visitante continuó (6-10, minuto 10), pero los gladiadores azules apretaron en defensa para remontar y ponerse por delante (14-13, minuto 23). Ayudaron mucho en ataque Héctor González, cinco goles en la primera parte en su mejor actuación anotadora de la temporada (6 al final del partido), el siempre eficiente Fernando Hernández, el pivote Abel Serdio, pese a que Hombrados le paró varios lanzamientos, y un Miguel Camino que anotó dos contraataques.

Fueron los mejores minutos del Recoletas Atlético Valladolid en esta primera mitad, en los que maniató a los creadores de juego del rival como Chema Márquez, defendió mucho mejor, robó varios balones, pudo correr y se sintió muy cómodo en ataque. Los de David Pisonero se escaparon con tres goles de ventaja (16-13) y pudieron incluso haber sido más de no haber sido por las paradas de Jose Javier Hombrados en varios lanzamientos de 6 metros. Al descanso se llegó con un 16-14 a favor de los gladiadores azules y con muy buenas sensaciones. 

Pero el inicio del segundo tiempo fue terrible para los vallisoletanos. En menos de tres minutos encajaron cinco goles después de varias pérdidas y errores defensivos provocados por un inexplicable bache en concentración y energía. Un 0-5 de parcial que dejó en nada todo el duro trabajo de la primera parte de los vallisoletanos (16-19, minuto 33).

El encuentro entró entonces en una dinámica de ritmo rápido y muchos goles, con defensas superadas por los ataques en ambas áreas. Los vallisoletanos cometían muchos errores en ataque. Demasiadas pérdidas que se tradujeron en contras y goles fáciles para el Quabit Guadalajara. Además, Hombrados también siguió parando y la ventaja de los visitantes se amplió hasta los 4 goles (22-26, minuto 43) en un momento crítico del encuentro en el que el Recoletas Atlético Valladolid parecía completamente fuera, desquiciado y sin recursos.

Sin embargo, un tiempo muerto de Pisonero devolvió la fe y la entrega de los gladiadores azules, lo que les permitió de nuevo remontar. En diez minutos se pasó del 22-26 a un empate, 28-28, en el minuto 54. El ritmo se detuvo, el ataque local aumentó su concentración y las pérdidas cesaron. Y en defensa se apretó como en la primera partes y el equipo vallisoletano logró frenar la sangría y detener la libertad de movimientos de Víctor Montoya y Chema Márquez, los más peligrosos hasta ese momento, probando incluso con un 5-1 con Nico López de avanzado.

El cambio de actitud se produjo en el momento justo para llegar con el marcador igualado a los minutos decisivos. Miguel Camino anotó el 30-29 que ponía por delante a los vallisoletanos a tres minutos del final. Acto seguido un robo en defensa provocó un 7 metros que Hombrados detuvo a Fernando Hernández con un minuto y 20 segundos por jugarse, lo que prolongó la tensión. Javier García empató el choque (30-30) con 50 segundos para el final.

La suerte esta vez cayó de lado del Recoletas y tras un buen ataque, Diego Camino sí anotaría un 7 metros decisivo (31-30) aunque aún dejaría 20 segundos de ataque al Quabit Guadalajara. Gracias a la defensa de los gladiadores los visitantes no pudieron lanzar y la victoria se quedó en Huerta del Rey.

FICHA TÉCNICA

Recoletas Atlético Valladolid (31): Javi Díaz (portero), Diego Camino (3, 1p), Héctor González (6), Fernando Hernández (5, 3p), Rubén Río (-), Abel Serdio (2), Gonzalo Viscovich (2) -siete inicial- Nico López (-), Alex Garza (-), Roberto Pérez (4), Víctor Rodríguez (3), Adrián Fernández (1), César Pérez (portero), Miguel Martínez (-), Jorge Serrano (2), Miguel Camino (3).

Quabit Guadalajara (30): José Javier Hombrados (portero), Sergio Mellado (2), Agustín Vidal (2), Víctor Vigo (2), José María Bozalongo (1), Ignacio Moya (4), Javier García (6) -siete inicial- José María Márquez (5, 20), Javier Parra (2), Lucas Benedito (-), Víctor Montoya (4), Adrián Eceolaza (portero), Pedro Fuentes (-), Daniel Sedano (-), Sergio Valles (-), Alberto Sanz (2)

Parciales cada 5 minutos: 2-4, 6-7, 10-10, 12-12, 15-13, 16-14 -descanso- 17-19, 21-23, 22-26, 25-28, 28-29, 31-30

Árbitros: Enric Escoda Pérez y Roland Sánchez Bordetas. Excluyeron a Fernando Hernández (7’), Chema Márquez (10’), Roberto Pérez (24’), Alex Garza (45’)

Pabellón: Pabellón Huerta del Rey (Valladolid). Partido de la 24ª jornada de Liga Asobal. 1.923 espectadores. 

DECLARACIONES POSTPARTIDO DAVID PISONERO

“Estoy feliz por los puntos aunque no ha sido nuestro mejor partido de liga. Hemos tenido picos y valles, con dos inicios de partes muy malos, sobre todo en la segunda. Sabíamos que con Guadalajara nos iba a castigar los errores, y hemos cometido varios al querer recuperar demasiado rápido, y el rival nos ha castigado por estas pérdidas, tanto que casi nos fuimos del partido. Hasta ese momento estábamos metidos, no controlando el partido, pero sí compitiendo. Al final ha sido un cara y cruz, llegamos al objetivo, que es competir, y tres detalles deciden el partido”.

“En la primera parte hemos defendido bien, hemos robado, jugado con continuidad y en la segunda ha sido al contrario, nos han desmontado. Hemos tenido que parar, recomponer todo y jugar de otra manera”. 

“Me voy con una sensación buenísima, ya que solo se ganan estos partidos cuando tenemos un grupo. Cuando tiene una piña en el campo, se nota y veo que los jugadores  están juntos”.

DECLARACIONES POSTPARTIDO CÉSAR MONTES

“Partido igualado, en la primera parte el Atlético Valladolid llevó la iniciativa, salvo en los primero minutos. No hemos estado lo suficientemente bien en defensa y cuando no marcamos y perdimos balones consiguieron irse de varios goles. Después hemos minimizado los daños para irnos al descanso solo dos abajo”.

“En la segunda parte tuvimos un inicio muy bueno. Hemos llevado la iniciativa con rentas de hasta cuatro goles. Pero sabíamos que iba a ser difícil, porque el Atlético Valladolid no se rinde nunca y trabaja hasta el final. Se ve en todos los resultados de Huerta del Rey, que han sido muy justos en sus derrotas. En el toma y daca del final han salido victoriosos. Nos vamos con una derrota como la semana pasada, en el último momento”.