El Recoletas Atlético Valladolid cayó derrotado en su visita al Helvetia Anaitasuna en Pamplona (39-36) en un partido de muchísimos goles y poca defensa. Un toma y daca entre ambos rivales con tramos favorables para uno y otro equipo. Al final, los locales estuvieron más acertados en los diez minutos finales, donde tomaron una ventaja que ya fue imposible de remontar para los gladiadores azules.

A pesar de su mal partido en defensa, el equipo de David Pisonero aguantó el tipo y se mantuvo en liza incluso en un encuentro que, a priori, no le convenía, con un alto ritmo de juego, muchos goles y poca defensa. No se vio al Atlético Valladolid de jornadas anteriores en tareas defensivas pero su ataque dio lo mejor de sí para plantar cara a un rival acertadísimo. Adrián Fernández, con 9 goles, y Abel Serdio, con 8, fueron los mejores de los vallisoletanos. Se echó en falta a Roberto Pérez, lesionado de última hora no pudo viajar, sobre todo en defensa.

Enfrente el Recoletas se encontró con mucha pólvora: Carlos Chocarro (9), Oswaldo Dos Santos (8), Álvaro Gastón (6), Filipe Mota (5), Ander Ugarte (6), Raul Nantes (4)… Hubo goles de todos los colores y los porteros apenas pudieron hacer mucho.

El partido, pese a tantos goles, fue muy igualado, 19-19 al descanso, y parecía que el Recoletas Atlético Valladolid podría dar la sorpresa tras el paso por vestuarios pese a su mala actuación en defensa. Los gladiadores azules se pusieron por delante por primera vez tras el descanso y aguantaron hasta el minuto 40 con ventaja (24-27). A partir de ahí, la mayor fe y acierto de los locales les permitió remontar y llevarse el triunfo a base de martillear con goles. Faltó la garra y la tensión defensiva de días anteriores y el Recoletas lo pagó con una derrota.

El Helvetia Anaitasuna salió más centrado al campo y pronto tomó una ligera ventaja en el marcador (5-3, minuto 5). Una diferencia que se estabilizó durante los siguientes minutos en con dos y tres goles a favor de los navarros, que se mostraron fuertes en defensa y muy regulares gracias a los goles del extremo Carlos Chocarro (5 goles en la primera mitad), el pivote Ander Ugarte y desde su primera línea, principalmente con los brasileños Raul Nantes y Oswaldo Dos Santos, y su central Filipe Mota. 

El Recoletas aguantó el tipo como pudo y se mantuvo en partido pese a que no conseguía remontar y en algunos momentos se alejaba aún más (11-7, minuto 12). David Pisonero se vio obligado a pedir un tiempo muerto en el minuto 22, con un peligroso 16-12 en el marcador, que intentaba servir de revulsivo para los suyos. Tras la arenga llegó el cambio. Un parcial de 0-3 en el que se enlazaron buenas defensas y goles de contraataque, con dos seguidos de Miguel Camino, devolvió la igualdad al choque (16-15, minuto 25).

Los vallisoletanos cogieron el pulso al encuentro y el tramo final antes del descanso fue muy favorable para los visitantes, pese a sufrir la primera exclusión del partido. Pero otros tres goles consecutivos de Abel Serdio en los últimos minutos, el pivote se marchó con 6 dianas al descanso, llevaron el empate al marcador (19-19). Este resultado dejaba a los locales con muchas dudas y a los gladiadores azules con buenas sensaciones. 

La buena racha del Recoletas Atlético Valladolid continuó en la segunda parte. Adrián Fernández, espectacular con 4 goles en apenas 5 minutos ayudó a que los vallisoletanos se pusieron por primera vez por delante (19-20, minuto 31) y poco a poco se escaparan (23-26, minuto 38). Ni siquiera las exclusiones, dos en este inicio de periodo, frenaron la avalancha de los gladiadores azules, totalmente adaptados a un partido de muchísimos goles y escasas opciones para los porteros.

Un tiempo muerto del Anaitasuna hizo reaccionar a los locales. Del 23-26 se pasó a un 30-28 en el minuto 47. Las defensas comenzaron a apretar y el Atlético Valladolid perdió efectividad ofensiva mientras los navarros mantenían su ventaja (32-30, minuto 50). 

La remontada del Recoletas no llegó y fue el Anaitasuna quien amplió su ventaja (35-31, minuto 55) y dejaba a los de David Pisonero ya sin opciones. El resultado final (39-36) deja bien claro que las defensas de ambos equipos no estuvieron nada finas.

FICHA TÉCNICA

Helvetia Anaitasuna (39): Simon Karl Henrik Nordlander (portero), Xabier Etxeberria (-), Filipe Mota (5), Carlos Chocarro (8, 1p), Ander Ugarte (5), Oswaldo dos Santos (8), Raul Nantes (4) -siete inicial- Álvaro Gastón (6), Antonio Bazán (2), Cristian Martínez (-), Ander Adarraga (-), Gabriel Ceretta (-), Miguel Goñi (1), Mikel Aguirrezabalaga (-), Sergey Hernández (portero), Julen Elustondo (-).

Recoletas Atlético Valladolid (36): Javi Díaz (portero), Nico López (-), Héctor González (1), Fernando Hernández (3, 2p), Rubén Río (3), Abel Serdio (8), Gonzalo Viscovich (2) -siete inicial- Diego Camino (3), Alex Garza (-), Roberto Turrado (-), Adrián Fernández (9, 1p), César Pérez (portero), Miguel Martínez (-), Jorge Serrano (-), Miguel Camino (3), Víctor Rodríguez (4).

Parciales cada 5 minutos: 4-3, 8-6, 11-9, 14-12, 16-15, 19-19-descanso- 21-22, 24-27, 27-27, 31-30, 35-31, 39-36

Árbitros: Alberto Ballano Dueñas y Alberto Rodríguez Rodríguez. Excluyeron a Adrián Fernández (26’), Jorge Serrano (32’), Diego Camino (36’), Filipe Mota (46’), Víctor Rodríguez (49’)

Pabellón: Pabellón Anaitasuna (Pamplona). Partido de la 25ª jornada de Liga Asobal.

DECLARACIONES DAVID PISONERO

“Muchísimos goles en un partido, nos ha sorprendido a todos. Tampoco habíamos recibido tantos goles nuca. No ha sido un partido agradecido para la defensa. Está claro que no podemos ganar fuera de casa con estos guarismos, tampoco en Huerta del Rey. Con 36 goles anotados tenemos que ganar el partido”.

“Lo positivo es que hemos competido hasta el final, a base de un buen ataque. Pero donde se deciden los partidos es atrás, y hemos dado muchas facilidades. Me voy triste por esa sensación de que no hemos estado al mismo nivel defensivo de otros días. No hemos estado a la altura”.

“Es cierto que nuestro ataque fue dinámico, con continuidad, con contraataques… pero el repliegue fue malo y eso nos ha condicionado muchísimo. He visto de nuevo al equipo unido en las buenas y en las malas, y lo hemos intentado en defensa y en ataque, pero en defensa no estuvimos a la altura”.

“Ha faltado Roberto Pérez, que ayer sufrió una lesión de tobillo en el último entrenamiento. En ataque no lo notamos pero sí le echamos de menos atrás. Pero no hay excusas”.